Alquiler de equipamiento

Ganadería El feedlot también apunta hacia la trazabilidad

Las herramientas de la ganadería de precisión permiten lograr un ajustado seguimiento de cada individuo

En el 17º Curso Internacional de Agricultura y Ganadería de Precisión también se hizo foco en el negocio del feedlot. En este caso, Gustavo Sueldo, asesor ganadero, explicó como se logra trazabilidad en el manejo de un engorde a corral, y qué beneficios brinda.

“En un feedlot, los compradores retiran los animales mejores y dejan los otros. De esta manera con el tiempo se acumulan individuos de 300 días, y con el tiempo llegan a formar el 20 o 25% del contenido de los corrales. Y ello es costo ya que no convierten con el ritmo de los que se fueron antes de los 100 días. Entonces buscarlos, identificarlos, sacarlos, todo ese manejo extra es un costo. Al comenzar el manejo de la información de cada tropa y animal con caravana electrónica y registro individual por animal todo cambió”, según explicó Sueldo.

“Registramos número de SENASA, número de caravana electrónica, y número de tropa que lo seguimos usando. También el peso de ingreso individual, el plan sanitario de ingreso, plan sanitario a los 15 o 21 días, tratamientos sanitarios hechos más allá de los tratamientos habituales.”, agregó el especialista.

Según comentó, en un feedlot que por ejemplo donde se tratan 600 animales por mes, el sistema de precisión resulta de gran utilidad.

Otra herramienta es la jeringa de aplicación electrónica, que lee la caravana e identifica al animal, el medicamento que se le aplica y quién lo aplica. Toda la información pasa al teléfono y de allí al programa de gestión.

“Así, es posible conocer la historia de cada animal. Cambio de corrales, entrada y salida, datos del camión, el frigorífico de destino, el día que se faenó, peso de la media res. El frigorífico tiene un bastón con el que mide peso y así se tiene el rinde”, destacó.

Por otra parte, indicó que “si bien el 1 o 2% de las caravanas se cae, se pierde, la identificación individual con el número de tropa, número de SENASA, y caravana electrónica, se mantiene. Con uno de esos tres datos, recupero el seguimiento del que perdió por ejemplo el número del animal ya que es difícil que se pierdan las tres identificaciones”.

Las balanzas de los mixers, con su carga y descarga, también reportan on line hacia la computadora con un sistema de antena. Relacionando las caravanas con la comida suministrada se tiene un índice de eficiencia de conversión. “En general todo el manejo de un feedlot comienza por lo básico, separar lo flaco del gordo. Luego con un bastón se puede programar el número de caravana buscado, o se puede poner una alerta que distinga animales de más de 150 días, en la manga. Así al tener todo trazado me permite analizar la tropa de entrada”, graficó.

Por ejemplo, si resulta heterogénea en peso, el comprador puede comprender que su compra no era adecuada para alcanzar mejores rindes con su tropa. Es decir, el cliente de un feedlot en el sistema de hotelería, puede comenzar a interiorizarse respecto de que puede exigir respecto de lo ingresado al feedlot. Asimismo, se puede conocer información referente a qué tipo de animal trajo cada proveedor del feedlot, qué ritmo de engorde y en qué proporción de cada cliente (kg ganados por unidad de tiempo) y así, por ejemplo, conocer la efectividad de cada comprador de hacienda.

Estas herramientas ofrecen una nueva oportunidad para lograr producciones más confiables y competitivas en el mercado mundial, y poder gestionar con mayor profesionalismo nuestro sistema de producción. Es decir, tratamos de demostrar que lo que producimos es lo mejor para poder vender al mejor precio posible y controlar los costos”, finalizó Sueldo.

Fuente: Clarin Rural

Compartir en las redes